GOOGLE HOME VS AMAZON ECHO

La reciente presencia de los altavoces inteligentes en España tiene dos claros competidores que luchan por convertirse en el principal referente en el futuro hogar inteligente, nos estamos refiriendo al Amazon Echo y al Google Home.

Sus asistentes de voz, en el caso de Amazon; Alexa y en el caso de Google; Google Asistant se han convertido en los principales propuestas del control de voz en este nuevo mundo de la inteligencia artificial.

Esencialmente, tienen funciones muy comunes las cuales permiten responder a cualquiera de tus preguntas, transmitir música y el control inteligente de diferentes dispositivos del hogar.

Tanto los altavoces de Amazon como los de Google, han estado presentes en estos dos últimos años en esta nueva era tecnológica donde se valora cada vez más la inteligencia artificial y la automatización.

Para ayudarte a decidir que altavoz inteligente es el más apropiado para sus necesidades, en este artículo mencionaremos en detalle las distintas diferencias de cada altavoz.

Continúa leyendo y saca tus propias conclusiones de cual es el merecedor ganador.

ASISTENTES DE VOZ DE GOOGLE O ALEXA

Tanto Alexa de Amazon como el Asistente de Google se han convertido en los principales asistentes de voz, muy por encima del asistente Siri de Apple o Cortana de Microsoft.

En el caso de Alexa, su asistente es capaz de entender ordenes sencillas e incluso un conjunto de peticiones, aunque de una forma bastante básica.

Para ofrecer la información que le solicitemos, Alexa explora en el buscador Bing.

Además, Alexa se basa mucho en Wikipedia para consultas de conocimiento general, mientras que Google es más variado y flexible en este aspecto.

El asistente de Amazon necesita que sus preguntas tenga un contexto de una manera concreta para que pueda entenderle, siendo en algunas ocasiones un leguaje no muy natural.

Contrariamente, con el asistente de Google podremos mantener una conversación mucho más natural gracias a que en su algoritmo cuenta con mayor procesamiento del lenguaje natural.

Esta ventaja se debe a que el asistente abarca mayor cantidad de información gracias al buscador de Google.

Esto quiere decir que con el asistente de google podremos hablar de una manera más fluida y más intuitiva.

Por ejemplo, podremos preguntar; ¿ Qué temperatura se espera para mañana? , cuando el asistente de google nos responda, podremos decirle » Y mañana», y google entenderá que necesita información del día siguiente.

Es decir, al decirle diferentes combinaciones de palabras al asistente de Google es más probable que devuelva mejores respuestas que Alexa.

Pero, por el contrario, si aprendes y memorizas las frases que utiliza Alexa podrás indagar dentro de información más profunda e interesante en recursos que quizás el asistente de Google no pueda alcanzar.

No obstante, aunque en un principio el asistente de Google pudiera tener mayor facilidad para entablar una conversación que con Alexa.

Lo cierto es que (aunque parezca mentira) con Google no podremos acceder a sus propias aplicaciones, al Google Calendar o Gmail, algo que con Alexa sí podemos realizar aunque pertenezca a Google.

Asimismo, el asistente Alexa cuenta con una montaña de «Skills» o también llamadas habilidades que te permiten una mejor funcionalidad del altavoz y personalizarlo a nuestros gustos.

Por lo tanto, Alexa se convierte en más configurable siempre y cuando estés dispuesto a conservar su estructura específica, mientras que el asistente de Google es mucho más sencillo de utilizar, menos frustrante y más fluido pero a su vez más limitado.

Tanto los asistentes de voz de Amazon Echo como el de Google Home permiten el uso de varios usuarios a la vez que reconocerán a través de la voz.

De esta manera podrá individualizar la pregunta que le hagamos, obteniendo una respuesta mucho más personalizada.

Y es que los asistentes de voz tienen la particularidad de que cuanto más interactuemos con ellos, mayor información obtendrán de nuestros gustos y de esta manera cada vez se volverán mucho más inteligentes y acertarán más fácilmente cualquier consulta que le realicemos.

Lo cierto es que ambos asistentes de voz son excelentes y proceden de marcas reconocidas a nivel mundial, así que sólo resta que decidas cuál se adapta mejor a tus necesidades.

En este aspecto no nos podemos decantar por un solo asistente ya que en ambos casos tienen sus pros y contras.

En el caso del Google Home, nos ha encantado la facilidad de conversación que se puede realizar con el altavoz, pero no nos gusta y no llegamos a entender sus limitaciones en cuanto acceder a otras aplicaciones.

En el Alexa de Amazon lo que menos nos ha gustado es la fluidez en la conversación con el altavoz, debemos mantener una conversación forzada y muy poco fluida, pero nos ha encantado el gran número de aplicaciones que podemos activar, haciendo que sea más configurable y se adapte mejor a nuestras necesidades.

Este combate por conseguir ser el mejor asistente de voz por el momento se encuentra en tabla.

Es por ello que muchos usuarios se hayan convertido en usuarios leales de Alexa, mientras que otras ya están acostumbrados a gritar “Ok Google”, es más cuestión de gustos.